InicioNacionalEl robo de gas LP se dispara: Se proyecta un aumento del...

El robo de gas LP se dispara: Se proyecta un aumento del 54% en tomas clandestinas

-

Información de la Amexgas indica que las tomas clandestinas para el robo de gas LP se concentran en Veracruz, Puebla, Estado de México y Tlaxcala.

El robo de gas LP es un delito que ha tenido un crecimiento exponencial durante la administración de Andrés Manuel López Obrador y que no se ha podido mitigar; proyecciones apuntan que en 2023 se romperá de nuevo un récord de tomas clandestinas, con 3,848 perforaciones ilegales.

De acuerdo con estimaciones de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas (Amexgas), las tomas clandestinas para el robo de gas LP tendrán un crecimiento de 53.7% en relación con las 2,503 de 2022.

La proyección anual de la Amexgas se basa en datos del primer semestre de 2023, pues tan sólo en este periodo se registraron 1,924 tomas clandestinas de gas LP.

Asimismo, se estima que el volumen robado de gas LP en el año sea de 70,000 toneladas, que equivalen a 22,000 millones de pesos.

De cumplirse la proyección realizada por la Amexgas, en el acumulado de los primeros cinco años de gobierno de AMLO, las tomas clandestinas de gas LP sumarían 12,149 perforaciones, lo que supera por mucho lo reportado en todo el sexenio de Enrique Peña Nieto (744 tomas).

Carlos Serrano, presidente de la Amexgas, indicó que en volumen son 200,000 toneladas de gas LP que se han robado durante el actual sexenio, lo que significa pérdidas por 70,000 millones de pesos.

Explicó que con equipos conectados a las tomas clandestinas, se llenan pipas con capacidad para 12,000, 18,000 y 24,000 litros, mismas que son enviadas a bodegas, donde se llenan pipas de menor capacidad que llegan al mercado doméstico o a las estaciones de carburación.

Agregó que en el país existen 379,000 estaciones de carburación, pero 45.6% de éstas son ilegales.

Para Serrano, el robo de gas LP se ha convertido en un delito “grave”, que está permitiendo que la delincuencia organizada tenga el abasto de entre 20 y 25% de la demanda de este hidrocarburo en el centro del país.

La información de la Amexgas apunta que las tomas clandestinas para el robo de gas LP se concentran en Veracruz, Puebla, Estado de México y Tlaxcala, los cuales representan el 95.8% del total.

-Forbes México