InicioEstadoNo hay mucho que debatir, responde Gobernador de Puebla sobre aborto

No hay mucho que debatir, responde Gobernador de Puebla sobre aborto

-

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró inconstitucional la penalización del aborto

Si es un tema de ordenamiento legal, no hay mucho que debatir, respondió el Gobernador de Puebla Sergio Salomón Cespedes Peregrina sobre la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que declaró inconstitucional la penalización del aborto.


En conferencia con medios de comunicación, el ejecutivo dijo que será respetuoso de la determinación y será el Congreso del Estado que al final decida sobre la resolución de la primera sala de la SCJN.
Sostuvo que la despenalización no provoca embarazos ni limita abortos, por lo que llamó a la sociedad a actuar con responsabilidad para evitar esta práctica.

“Esta despenalización ni provoca embarazos ni limita abortos, es el llamado a la sociedad a generar conciencia y nos responsabilicemos todas y todos. Muchas veces inocentes pagan consecuencias”.
Sergio Salomón Cespedes Peregrina anotó que serán respetuosos de la corte y el poder legislativo tendrá que hacer su parte.

PARA TÚ CONTEXTO : SCJN DECLARÓ INCONSTITUCIONAL PENALIZAR EL ABORTO


Este día, la SCJN consideró que el sistema jurídico que regula el delito de aborto en el Código Penal Federal es inconstitucional por ser contrario al derecho a decidir de las mujeres y de las personas con capacidad de gestar.


Al resolver el asunto, a la luz de las consideraciones sostenidas por el Tribunal Pleno, la Primera Sala concluyó que las normas que penalizan el aborto voluntario, ya sea que otra persona lo practique o que la mujer o persona gestante se lo autoprocure, son inconstitucionales al anular por completo el derecho a decidir.

La Sala sostuvo que la criminalización del aborto constituye un acto de violencia y discriminación por razón de género, ya que perpetúa el estereotipo de que las mujeres y las personas gestantes sólo pueden ejercer libremente su sexualidad para procrear y refuerza el rol de género que impone la maternidad como un destino obligatorio.